Volvió la gente y fue un show


  La selección Argentina triunfó 3-0 frente a Bolivia, en un estadio Monumental con más de 20mil hinchas y un Lionel Messi encendido, quien convirtió un hat-trick.

  El encuentro comenzaba con un equipo albiceleste encendido y muy metido, la gente aportaba un plus de emoción que contagiaba mucho a los principales actores dentro de la cancha. El canto del himno, los jugadores por primera vez -luego de la Copa América- frente a la multitud, aportaban un clima hermoso que todos extrañábamos ver.

  Trece minutos pasaron para que comience el show del 10 y la primera obra era un golazo con su zurda mágica, dejando sin chance al arquero. La selección visitante no se quedó esperando, salía del fondo y trataba de encontrar algún contraataque que le permita soñar con algún gol. Sin embargo, los dirigidos por Lionel Scaloni hicieron un gran primer tiempo, aunque se quedaron cortos de goles.

  Ramiro Ponce ingresó por Moisés Angulo en Bolivia, mientras que, Joaquín Correa hizo lo suyo por Alejandro Gómez en Argentina. El “papu” no tuvo una gran noche, se lo notó un poco falto de ritmo y fue el más flojo en el sector del mediocampo. Por otro lado, el “tucu” Correa viene jugando muchos minutos y está rindiendo bien, cumple con su cometido.

  Iban 64` cuando Messi anotó el segundo gol para ir sentenciando el encuentro, Argentina dominaba totalmente el partido y se empezaba a notar en el resultado. Carmelo Algañaraz y Roberto Fernández entraron en lugar de Henry Urquisa y Erwin Saavedra del lado visitante. Nicolás González por Ángel Di María y Ángel Correa por Lautaro Martínez fueron las variantes del local.

  El partido se iba concluyendo, Bolivia no hacía lo suficiente para repeler el ataque argentino, que con empuje del contexto (emoción, euforia y el hecho de ser los campeones) generaron una solidez y confianza en el equipo que hacía mucho tiempo no se veía, al menos en los últimos años. Las buenas impresiones generan ansiedad de pensar en lo que podría ser Qatar 2022.

  Las últimas modificaciones fueron Exequiel Palacios y Lucas Martínez Quarta por Rodrigo De Paul y Nicolás Otamendi en Argentina, mientras que en Bolivia fue Gabriel Villamil por Jesús Sagredo. Aunque todavía faltaba una emoción más. El triplete de Messi concluyó a los 88 minutos después de tomar un rebote en el área y concluir una noche soñada para el mejor jugador del mundo, merecida la tenía.

  Entre medio de lágrimas y festejos, mostrando la Copa América hacia la gente y al grito de “dale campeón”, la selección de Scaloni sumó 18 puntos -a 6 de Brasil- y continúa invicta en lo que va de las eliminatorias hacia Qatar 2022. Aún queda sin resolver el duelo frente a los brasileros asique los puntajes podrían cambiar en los próximos días.

  Argentina jugó con: Juan Musso, Nahuel Molina, Germán Pezzella, Nicolás Otamendi, Marcos Acuña, Ángel Di María, Rodrigo De Paul, Leandro Paredes, Alejandro Gómez, Lionel Messi y Lautaro Martínez.

  Bolivia salió así: Carlos Lampe, Jesus Sagredo, Adrian Jusino, Luis Haquin, Jairo Quinteros, José Sagredo, Erwin Saavedra, Leonel Justiniano, Moises Villarroel, Henry Vaca y Marcelo Moreno.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *