El rojo de Avellaneda fue superior, pero la falta de eficacia y el arquero de Santos le impidieron el pase a cuartos.

El encuentro se dio en la noche del jueves, cuando a las 19.15 el árbitro peruano Diego Haro silbó el inicio del juego en el Libertadores de América. En un encuentro apasionante que tuvo un gol de cada bando y dejó un saldo de dos expulsados para los dirigidos por Julio Cesar.

Le dijo adiós a una nueva sesión de la copa sudamericana, certamen que lo tiene como máximo ganador tras coronarse en el 2010 de la mano del «turco» Mohamed y en 2017 con Ariel Holan.

Joao Paulo fue el héroe de la noche tras sacar 2 pelotas en la línea y otros mano a mano. El rojo por su parte terminó jugando con 9 tras la expulsión de sus dos centrales, Insaurralde y Barreto.

«Los goles que no se hacen en un arco..» la típica frase del fútbol que al diablo le costó la clasificación y el quedarse sin competencia internacional en lo que queda del año.

Luego de comerse el primero Sebastian Palacios en un cara a cara contra el arquero visitante, fue Alan Velazo quien en mitad de cancha perdió la pelota por la presión impuesta de los brasileros y Carlos Sanchez habilitó de manera deliciosa a Kaio Jorge, que por un costado y suavemente definió tras la salida del uruguayo Sosa.

Ahora Independiente estaba obligado a convertir 3 goles para salvar la noche y justamente eso era lo que le faltaba: meterla.

En el segundo tiempo todo fue del local y de seguro que si hubiera habido gente, la cancha del diablo de Avellaneda habría sido una caldera.

Chances desperdiciadas que concluyeron en un rebote que le quedó al ingresado y juvenil «Saltita» Gonzalez para cerrar 1 a 1 el encuentro. A esa altura ya el rojo contaba con un jugador menos, sobre el final el partido se desconfiguró con los cambios y faltando poco para terminar «checho» Barreto se fue a las duchas viendo la roja.

En resumidas cuentas, el rojo se va con la cabeza en alto, como la historia lo demanda y sabiendo que a pesar del resultado, este es el camino y la iniciativa que el equipo debe tener. Veremos con el correr del tiempo quienes se afianzan como titulares, si la inclusión del central Laso por liberar deudas ayuda a colaborar con el déficit defensivo y si los de arriba logran concretar las oportunidades que el partido les brinda.

El equipo brasilero vuelve a su país y deberá jugar la próxima fase frente a un grande paraguayo: Libertad.

Los de Avellaneda vuelven esta tarde a los entrenamientos en Villa Domínico, ya pensando en el fin de semana, cuando toque enfrentar a Estudiantes de la Plata en condición de visitante, más precisamente en 1 y 57. Un choque con historia, que el domingo desde las 20.15 en la capital de la provincia pondrá expectantes a los pinchas y a los diablos rojos por la fecha 2 de la actual liga Argentina.

Foto Destacada: Télam


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *