Nuevo empate con sabor a poco

River no pudo superar a Independiente Santa Fe y volvió a dejar una imagen pálida en cuanto a su poderío, algo que da pié a los rivales para animarse un poco más de lo normal. Podría haber sido para cualquiera de los dos.

Un encuentro muy cerrado, si bien el Millonario tuvo la idea e intención de salir a ganar el partido, no estuvo demasiado certero y los nervios comenzaron a jugar malas pasadas, una emoción que no suele salir demasiado a la luz en este plantel. Se vio un Marcelo Gallardo eufórico, nervioso, y un tanto se transmitió a los jugadores. El arbitraje dudoso y polémico sobre el final.

Las variantes en el ataque de River no parecieron brindar demasiados resultados, un par de chances claras –una que dio en el palo cuando parecía estar liquidada- dieron la nota de que el conjunto argentino se lo podría llevar en cualquier momento. Sin embargo Independiente se las arregló para aguantar los ataques y tuvo sus propios contraataques que podrían haber cambiado la historia.

Un mano a mano tapado por Franco Armani ahogó lo que parecía la ventaja para el conjunto colombiano que, en caso de haberse dado, podría haber sido tajante ya que fue en la segunda parte del partido y muy cerca del final del mismo. Un cabezazo de Federico Girotti estuvo muy cerca de coronar el grito Millonario pero agónicamente dio en el palo y salió por la línea de meta.

En la última jugada del partido, la polémica se hizo presente cuando Girotti se iba prácticamente mano a mano contra el arquero y el defensor central colombiano lo bajó cometiéndole falta arriba y abajo. Podría haberse cobrado falta y expulsión por “último hombre”. Sin embargo, River fue más que Santa Fe pero no pudo plasmarlo en el resultado, un empate con sabor a poco pero todavía queda una vuelta entera de partidos más y Fluminense empató contra Junior, por lo que River no perderá ninguna chance de poder salir primero en el grupo.

Julián Álvarez, Cristian Fontana y Agustín Palavecino tuvieron sus minutos cuando ingresaron por Benjamín Rollheiser, José Paradela y Bruno Zuculini, respectivamente.

El once que paró Marcelo Gallardo fue: Franco Armani, Gonzalo Montiel, Robert Rojas, David Martinez, Milton Casco, Leonardo Ponzio, Bruno Zuculini, Benjamin Rollheiser, Jorge Carrascal, Jose paradela y Federico Girotti.

Foto destacada: @pmonumental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *