El Peque gritó campeón en casa

Pasaron 11 años para que Diego Schwartzman cumpla el sueño de ganar el ATP 250 de Buenos Aires. Un sueño que se cumplió, ayer domingo, al vencer en la final a su compatriota Francisco Cerúndolo, por parciales de 6-1 y 6-2 y así coronarse campeón del Argentina Open. Argentina tuvo que esperar 13 años para volver a ver a un jugador de nuestra nación levantar el trofeo, el último había sido David Nalbandian en 2008. El nombre del Peque se suma, además, al de Guillermo Coria (2004), Gastón Gaudio (2005) y Juan Mónaco (2007)

Fue una semana en la que el desempeño del Peque fue progresivo en su juego y confianza. Si bien no cedió un solo set en los cuatro partidos que disputó, camino al título, el N°9 del mundo pudo dejar atrás su sorpresiva eliminación en Córdoba de la semana anterior. Y así hacerse con el campeonato, jugando un tenis de mayor a menor, con mucha agresividad y demostrando, también, porque está entre los 10 mejores tenistas del ranking mundial. Fue un partido corto donde se encontró cómodo, en ventaja y con el marcador a su favor en la hora y pocos minutos del encuentro.

La final la completó la gran semana de Francisco Cerúndolo, aunque no pudo repetir lo hecho por su hermano menor ganando su primer torneo ATP (si lo había hecho en Challenger tour). Pero demostró una vez más que el futuro del tenis argentino está asegurado, que el recambio está listo y que también, los Cerúndolo, van a dar mucho de qué hablar en las pistas. Francisco, el hermano mayor llegó a su primera final y lo hizo jugando el doble de los partidos que su rival (3 en rondas clasificatorias). Y alcanzó así su mejor posición en FedEx ATP Ranking, llegando al puesto 112, el más alto en su carrera.

Foto Destacada: @ArgentinaOpen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.