El protocolo para la vuelta

La UAR avanzó en los protocolos para la vuelta a la actividad del rugby argentino, posteriormente informó a todas las uniones provincias las nuevas medidas. Estos protocolos sanitarios se empezaron a trabajar a mediado del mes pasado con el claro objetivo de que el mundo de la ovalada retorne luego de un año de inactividad por el Covid-19.

Las instituciones provinciales serán las encargadas de que cada club cumpla con los requisitos necesarios y también de las formas de competencias que sean aptas para un rugby pandémico. Que dicho sea de paso, tendrán que llevar rigurosos controles para que el virus no se siga esparciendo en los partidos. Los mismos, serán oficiales y tendrán la cobertura del fondo solidario.

Foto: urba.org.ar

Aquí es donde llega la innovación, la UAR llevará controles de cada uno de los jugadores en actividad a través de la tarjeta electrónica de partidos (TEP) en la cual, se registraran cada lesión que pueda ocurrir, cada caso positivo o negativo de Covid-19 entre otras incidencias. La idea de la organización que rige el rugby en el país es de llevar un control de estos acontecimientos según el protocolo pertinente. Donde también serán incluido los referís que estén en actividad.

Con respecto al fichaje de los jugadores de cada institución para esta nueva competencia se harán en los últimos días de abril, los mismos deberán presentar como es común un estudio de evaluación pre competitiva (EPC) o un apto médico que tenga vigencia hasta 60 días después de iniciada la actividad hasta tener su EPC. De lo contrario este jugador no aparecerá en la TEP y quedará inhabilitado para disputar los encuentros.

Las especificaciones del nuevo protocolo son las siguientes:

  • Al momento de la inscripción el jugador deberá indicar si ha sido diagnosticado con COVID-19 positivo.
  • El jugador que confirma esta situación activará el protocolo en el sistema y quedará inhabilitado para cualquier tipo de actividad física hasta tanto presente el apto cardiológico post COVID-19.
  • Los estudios y/o análisis que se requieran para este apto cardiológico serán indicados por el médico tratante. Al momento de presentar su EPC, la misma deberá incluir la fecha de alta médica epidemiológica y deberá adjuntar un apto cardiológico post COVID-19. El Club será el encargado de habilitar al jugador en BD.UAR cuando cumpla con la presentación de la documentación.
  • El jugador que informe que no ha tenido diagnóstico de COVID-19 positivo, presentará su EPC o su apto médico de manera regular.
  • Si luego de haber completado su inscripción en el club, el jugador fuera diagnosticado con COVID-19 positivo, deberá informar inmediatamente a su club para que se registre esta información en BD.UAR y se lo inhabilite hasta tanto presente su apto cardiológico post COVID-19.
  • En el caso de los jugadores que hayan tenido contacto estrecho con una persona que hubiera sido diagnosticada con COVID-19 positivo o hubieren estado con sospecha de COVID-19, se sugiere la presentación de un apto cardiológico post COVID-19.
  • La obligación de declarar un diagnóstico de COVID-19 positivo será informada en BD.UAR a cada jugador al momento de iniciar su fichaje, y deberá tildar su conformidad para continuar con el mismo.
  • La obligación por parte de los administrativos o responsables de cada club de declarar los casos de diagnóstico de COVID-19 positivos que les fueran informados luego del registro de los jugadores será informada al primer inicio en BD.UAR con cada usuario, y deberá tildar su conformidad para continuar con el uso del sistema.

Foto Destacada: @unionargentina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.