¿Un rey sin corona?

En un partido de película River ganó 2 a 0 pero no fue suficiente, debido al 3 a 0 sufrido en Argentina. Un partido lleno de polémicas, donde nuevamente el VAR fue protagonista, aun así, el millonario demostró otra vez un carácter fenomenal y merecimiento de haber pasado a la final.

El partido comenzó muy parecido a la ida del martes pasado en cancha de Independiente, el conjunto Millonario salió a jugar de una forma muy agresiva. Palmeiras tuvo una chance clara en manos de Rony, que salvó Armani, lo que podía complicar las cosas. Sin embargo, River consiguió manejar el partido, atacó los espacios y a los 29’ consiguió el primer tanto del encuentro gracias a un cabezazo de Robert Rojas. La pelota era roja y blanca, el conjunto brasileño no pudo tener la posesión, no hizo fuerza para frenar los ataques y moralmente estaban afectados.

A los 41’ sale Gustavo Gómez -el capitán de Palmeiras- y entra Luan. Lo que también significó un golpe emocional que pagaron caro, ya que a los 4 minutos metió el segundo gol de la mano del colombiano Rafael Santos Borré. El primer tiempo concluye con un 2 a 0 que significaba mucho y poco al mismo tiempo.

Luego del segundo cambio del local -salió Scarpa y entró Breno- no se tardó mucho el segundo tiempo en dejarnos polémicas. A los 52’ minutos llegó un golazo de Montiel, que igualaba el global y ponía las cosas totalmente de otro color. Sin embargo, el VAR, luego de dudar más de cuatro minutos, lo anuló por un offside. Comenzaban las polémicas. Tercer cambio del “verdao”, sale Zé Rafael y entra Emerson Santos.

Cabezazo de Rojas para el primer gol de River.

La segunda polémica fue a los 74’ cuando expulsaron al “sicario” Rojas por una doble amarilla, fueron dos faltas de amonestación en jugadas de tres cuartos de cancha, nada agresivo. ¿condicionó el resultado? Tan solo dos minutos después, una jugada donde el arbitro pudo haber sido engañado por Matías Suárez, se cobra un penal a favor de River. Nuevamente el VAR actuó y deshizo la falta, cobrando un nuevo offside.

Recién a los 87′ se hicieron los primeros cambios de Marcelo Gallardo, entraron Milton Casco y Julián Alvarez y salieron Nicolás De La Cruz junto a Fabrizio Angileri. Diez minutos después, se tira toda la carne al asador, sale Javier Pinola y entra Federico Girotti. Una vez más, una falta de penal a favor del Millonario hizo temblar al conjunto brasileño, pero por tercera vez el VAR decide y concluye que no se cobrará nada.

Finalmente terminó con un 2 a 0 – 3 a 2 en el global- que puso a Palmeiras en la próxima final de la Copa Libertadores 2021, a disputarse el 30 de enero en el Maracaná. Las decisiones del VAR fueron determinantes, sin embargo, las polémicas seguirán haciendo ruido. ¿Llegó para mejorar o destruir el fútbol? Lo cierto es que River buscó, demostró ser uno de los mejores equipos del continente, pero no alcanzó. A ponerle ojo a Gallardo y los jugadores que se terminan sus contratos.

Fotos: @RiverPlate

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.