El ciclo de Lucas Pusineri

El jueves pasado, tras semanas de incertidumbre, la dirigencia de Independiente decidió no renovarle el vínculo a  Lucas Pusineri y dejó de ser el director técnico de Independiente.

El ex entrenador del Rojo, dejó su cargo tras 1 año luego de que en reiteradas ocasiones, la dirigencia del club, manifestara la intención de que Pusineri continuara a la cabeza del primer equipo. Pero finalmente, el Secretario General de la institución, Héctor Maldonado, le comunicó a Pusineri y sus representantes que no le renovarán el contrato que había vencido el 31 de diciembre 2020.

Lucas Pusineri llegó a Independiente el 29 de diciembre del 2019 para reemplazar a Sebastián Beccacece. Dirigió 27 partidos, ganó 11, empató 7 y perdió 9. Tuvo 34 goles a favor y 24 en contra.

Desde el inicio de su ciclo tuvo complicaciones. En su primer mercado de pases no llegaron refuerzos y tuvo que arreglarse con lo que tenía. Mediante eso, hizo debutar a juveniles como Braian Martínez, Thomás Ortega, Nicolás Messiniti. También potenció a otros como Alan Velasco, Lucas González y Alan Soñora.

Finalizó su participación en la Superliga Argentina 2019-20, donde terminó en la decimocuarta posición y no clasificó a ninguna copa internacional. Pero sin embargo, el objetivo era la Copa Sudamericana. En la primera fase se eliminó a Fortaleza (Brasil) y accedió a la segunda fase en donde se enfrentaría con Atlético Tucumán. Pero todo el fútbol sudamericano paró debido al COVID-19.

En ese largo receso,el plantel de Independiente se entrenó en sus casas y bajo la supervisión del cuerpo técnico vía videollamada. La situación fue inédita, pero aún así, el objetivo estaba marcado y era obtener la Sudamericana por tercera vez en su historia.

Previo al parate obligado, el Rojo había mostrado algunas ráfagas de buen fútbol. Sobre todo, frente a River, Boca y Rosario Central. Pero no bastó para conformar a los hinchas quienes no se sentían identificados con el equipo más allá del cariño que le tenían a Pusineri.

En esta nueva pretemporada, Pusineri se encargó de potenciar y afianzar a juveniles como Marcos Lndaburu, Nicolas Messiniti, Ayrton Costa, Braian Martínez, Mauricio Del Castillo Agüero ,Thomás Ortega, Juan Pacchini, Tomás Pozzo y Patricio Ostachuk.

Junto con referentes como Silvio Romero y Alan Franco, los juveniles respondieron bien y estuvieron a la altura de lo que siempre demanda Independiente. Hasta llegaron a estar invictos durante 13 partidos (logrando 8 triunfos y 5 empates). No demostraron un juego que sobresalía sobre el resto, pero aún así los resultados acompañaban al equipo y al cuerpo técnico.

Foto: InfiernoRojo.com

El principio del fin comenzó cuando el Rojo pierde un partido increíble ante Huracán por 3 a 2. Luego vino la dura derrota y eliminación ante Lanús por Copa Sudamericana. A pesar de los malos resultados, la dirigencia había manifestado públicamente su deseo y apoyo al proyecto de Pusineri.

Pero luego de perder ante Boca por la Copa Diego Maradona, la comisión directiva del Rojo, empezó a poner en duda su continuidad y ya no estaba asegurada completamente. Ni la victoria en La Paternal ante Argentinos Juniors pudo cambiar el rumbo y el ciclo Pusineri estaba finalizando.

Los nervios y la presión del club se hizo sentir cuando Independiente recibió a Arsenal en el Libertadores de América. El local debía ganar para seguir con vida en la Copa Maradona y así soñar con llegar a la final. Pero en un partidazo de ida y vuelta, la visita ganó por 4 a 3 e Independiente comenzaba el año en llamas.

Puertas adentro, todos sabían que el ciclo estaba terminado. Pero nadie tuvo el valor de comunicarlo. Sumado a la renuncia como manager de Jorge Burruchaga, la dirigencia puso la excusa de que quien ocupe el lugar vacante de “Burru” debería decidir quién sería el entrenador de cara al futuro.

La incomodidad y el fastidio por parte del ahora ex entrenador aumentó cuando el Secretario General, Héctor Maldonado, le dijo que para renovar debía haber un recorte de salario, un cambio de cuerpo técnico y aún así seguiría a prueba.

La paciencia se agotó y el pasado jueves 7 de enero, Lucas Pusineri renunció y dejó de ser el director técnico de Independiente. Su ciclo tuvo altibajos, no rindió como esperaba en los clásicos (1 empate y 1 derrota ante Boca, 1 derrota ante River y Racing) y el equipo nunca terminó de convencer más allá de los buenos resultados.

También hay que destacar que nunca contó con un mercado de pases como él lo solicitó, se fueron jugadores que iba a tener en cuenta y desde la dirigencia no fueron claros en cuanto su continuidad o salida del club hasta la semana pasada.

A pesar de los malos manejos, Pusineri se fue en silencio y no emitió ningún reclamo hacia la dirigencia. Sólo comentó que él y su cuerpo técnico  dejaron cosas buenas de cara al futuro y que han estado a la altura de lo que demanda y exige un club tan grande como Independiente.

Foto Destacada: @caindependiente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.