Boca lo empató sobre el final y River se quedó con las ganas.

El primer superclásico del año concluyó en un 2 a 2 muy reñido, ambos terminaron con 10 jugadores y hubo varias jugadas polémicas que podrían haber influido en dichos números. Lo cierto es que River se fue con un sabor amargo, parecía tener el partido controlado y se le escapó en los últimos minutos.

En los primeros minutos se vio, como de costumbre, un partido trabado y cerrado en la mitad de la cancha, aun así, el conjunto de Gallardo fue el que tomó la iniciativa en tomar el balón y controlar el juego desde la pelota al pie, sin embargo, el primer golpe lo dio Wanchope Ábila cuando, a los 10 minutos, abrió el marcador después de un perfecto centro de Emanuel Mas. La efectividad se hizo presente, Boca sin tener la pelota se estaba quedando con el dominio del partido, y sin despeinarse defensivamente, los ataques de River no eran claros ni suficientes como para molestar y poner incómodo a la defensa del conjunto local.

La primera parte dio indicios, pero la realidad marcó otra cosa, el segundo tiempo arrancó con 2 claves, los ingresos de Nacho Fernández -por Bruno Zuculini y Matías Suárez -por Lucas Beltrán- hicieron darle otro sentido y forma a los ataques de un River que se paró más adelantado y con una posición más agresiva. El primer quiebre del partido se produjo con la expulsión de Jorman Campuzano, a los 58’, lo que complicó la tarea defensiva de Boca. Unos minutos antes habían entrado Tévez y Soldano (por Ábila y Zárate) asique Russo se vio obligado a meter cambios defensivos porque se le venía el agua.

Foto: @RiverPlate

El ingreso de Leo Jara por Cardona evidenció que Boca buscaba cerrar el partido y controlar la situación, pero no fue suficiente. Gallardo puso toda la carne al asador, entraron Girotti, Ferreira y Ponzio, (Carrascal, Pinola y De la Cruz, respectivamente) por lo que llovían pelotas al área, tanto por arriba como por abajo.

No tardó mucho en hacer efecto la mano de Gallardo, tal es así que a los 74’ Federico Girotti cabeceó a la red y posteriormente -3 minutos después- Rafael Santos Borré imitó y puso en ventaja a River dando vuelta la situación. Cuando parecía todo color rosado, una falta hizo que Rapallini expulsara a Enzo Pérez por doble amarilla tan solo 2 minutos después de haber conseguido revertir el resultado. Boca tomo aire, también la pelota, le llegó a Carlos Tévez y con un pase filtrado dejó sólo a Sebastián Villa que definió pinchándola por arriba de Armani. 86’ y un segundo tiempo de película que concluyo con un empate que, pareciera un poco exagerado, más que nada por la posesión y buen juego de River, pero fue lo mas justo, ambos equipos tienen la cabeza en la Copa.

El gustito amargo se lo lleva el equipo de Gallardo, quien dominó y parecía llevárselo, pero la jerarquía de los jugadores de Boca nuevamente apareció e hizo las cosas mucho mas complicadas de lo esperado, ambos planteles quedaron expuestos físicamente asique no se extrañaría alguna que otra lesión de cara a la Copa, sin embargo, ningún jugador tuvo que salir por molestias.

Los XI de Boca: E. Andrada, J. Buffarini, C. Zambrano, C. Izquierdoz, E. Mas, E. Cardona, N. Capaldo, J. Campuzano, S. Villa, R. Ábila y M. Zárate

Los XI de River: F. Armani, G. Montiel, R. Rojas, P. Diaz, J. Pinola, E. Pérez, B. Zuculini, J. Carrascal, N. De la Cruz, L. Beltrán, R. Santos Borré.

Árbitro: Fernando Rapallini

Foto Destacada: @BocaJrsOfical

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.