Afilados para el Superclásico

River ganó y confirmó que peleará en todos los frentes, la victoria fue 2 a 1 vs. Arsenal de Sarandí, el pasado Domingo en cancha de Independiente. Un partido donde nuevamente la mano de Gallardo fue la clave para destrabar un encuentro que, si bien dominó el conjunto Millonario, los de sarandí se mantuvieron firmes durante más de la mitad del partido.

En el primer tiempo, River dominó completamente el juego, creando muchas situaciones de gol, quizá no tan claras, pero mostrando una clara intención de convertir goles, lo que pidió Marcelo Gallardo, ya que, en caso de empates en puntos entre los punteros del grupo de la copa, la primera posición se definirá por la diferencia de gol.

Las trabas que puso el equipo de Rondina pudieron aguantar los constantes ataques, cerrando espacios y logrando contener a los mejores jugadores del equipo rival, como Carrascal, Suárez y De La Cruz. La clave del partido, como se dijo anteriormente, estuvo nuevamente en manos del dt millonario, cuando hizo ingresar -en el entretiempo- a Nacho Fernández (quien estuvo en duda hasta el ultimo minuto y concentró hasta casi de sorpresa). Este ingreso destrabó las puertas que necesitaba el conjunto de Núñez para abrir el marcador, solo bastaron 10 minutos para que suceda, en manos del mismo Nacho.

Desde allí el partido se abrió, Arsenal salió un poco mas de su terreno e intentó buscar el empate, de tal forma que, en una jugada aislada, el conjunto visitante quedó mal parado y costó caro, gracias a un pase fenomenal de Nacho Fernández y la posterior llegada de Matías Suárez que definió por arriba del arquero y concretó el 2do gol del encuentro a los 67’.

Arsenal pudo apretar la situación cuando a los 83’ descontó Candia, lo que los empujó a buscar e intentar empatar el encuentro, para este entonces, River había gastado los cambios y las caras de preocupación se hicieron presentes. Tanto Borré como Suárez salieron con molestias y serán estudiados para poder tratarlos con antelación. En los últimos minutos del partido, se dio un hecho atípico, el conjunto Millonario se quedó con 10 jugadores, pero no por expulsión, sino porque Milton Casco se vio obligado a dejar la cancha por una molestia en el isquiotibial izquierdo, ambos laterales -Fabrizio Angileri también- sufrieron la misma lesión y serán preocupaciones muy grandes para Gallardo de cara al próximo 2 de enero cuando se enfrenten contra Boca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.